martes, 7 de junio de 2011

CIUDAD DE SALTA - ARGENTINA

SALTA (LA LINDA)

Historia 1

 LA CONQUISTA DE LA GOBERNACIÓN DEL TUCUMÁN

La fundación de ciudades en el actual territorio argentino comenzó por el norte, en el extenso territorio llamado del Tucumán, con la intención de consolidar los dominios españoles en la zona y proveer de hombres, mercancías y animales de carga para la explotación minera de Potosí.

La primera ciudad que se estable en el Tucumán fue Santiago del Estero, fundada en 1533 por Francisco de Aguirre, quien la reclamó para la jurisdicción de Chile, pero, finalmente, una Real Cédula la puso bajo la autoridad de la Audiencia de Charcas.

Jerónimo Luis de Cabrera recibió órdenes del Virrey Francisco de Toledo de fundar una ciudad en el Valle de Salta para garantizar la pacificación de la zona, pero el conquistador se fue muy al Sur y fundó Córdoba, convencido de que con ello ampliaba el control sobre el territorio y se aproximaba a un puerto sobre el Atlántico que aún no se había construido, la futura ciudad de Buenos Aires. 
 
Don Her­nando de Lerma

LLEGA LERMA AL TUCUMÁN

En 1577 el Rey Felipe II designó al Licenciado Hernando de Lerma Gobernador de la Provincia de Tucumán; cargo que tardó dos años en asumir porque el flamante gobernador no disponía de medios para costearse la larga travesía hasta su destino, tal es así que en Potosí los oficiales reales le dieron un préstamo para que pudiera llegar a la ciudad de Santiago del Estero.

El nuevo gobernador llegó a la sede de su gobierno el 16 de junio de 1580 y, tan pronto lo hizo, mandó encarcelar a su predecesor, Gonzalo de Abreu, sospechado de apoderarse de tierras, y su familia. No conforme con ello procedió a torturarlo hasta que murió en 1581.

El Obispo de entonces, fray Francisco Victoria, envió al Deán Francisco de Salcedo para que se hiciera cargo de la iglesia en Santiago. A su llegada fue bien recibido por el gobernador que lo albergó en su propia casa, hasta que comenzaron a enfrentarse por motivo de la validez de sus respectivos títulos, el uno de Deán, el otro de Licenciado.

La disputa llegó a tal extremo que se formaron bandos entre los ciudadanos, hasta que Lerma ganó la contienda ocasionando que Francisco de Salcedo se decidiera a regresar al Perú, pero fue detenido en Talavera y encarcelado humillantemente junto a criminales comunes.

Nadie se atrevía a contradecir ni enfrentar a Lerma porque quienes lo hacían padecían apremios legales hábilmente preparados por el gobernador, con los que los despojaba de bienes, libertad y hasta de la vida.

La soberbia y la impunidad de Lerma fueron en crecimiento, a tal punto que no vacilaba en vejar a funcionarios, clérigos y civiles, ya que, lejos de las altas autoridades del Perú, no podían hacer llegar las quejas por su despotismo.

EL VIRREY ORDENA FUNDAR UNA NUEVA CIUDAD
Cuándo el Virrey Toledo ordenó a Lerma la fundación de una ciudad al Norte de Santiago, que asegurara las comunicaciones en la gobernación del Tucumán, los pobladores se sintieron aliviados porque sabían que esa obligación lo distraería.
Apelando a su poder, el Gobernador convocó a los encomenderos de la zona para que costearan la empresa con bienes e indios y lo acompañaran en la nueva fundación.

El 3 de abril de 1582 setenta españoles, acompañados por indios pacificados, llegaron al paraje de Siancas y lo estudiaron en su situación estratégica en relación con el valle Calchaquí. Finalmente decidieron que el valle de Salta era más propicio para la fundación porque permitiría controlar a los calchaquíes y a los homahuacas que amenazaban los caminos de la zona.

El 16 de abril de 1582, el Licenciado Don Hernando de Lerma, en nombre de la Santísima Trinidad, de la Virgen Santa María, del Apóstol Santiago y de Su Majestad el Rey de España, fundó la ciudad de Lerma en el valle de Salta, distribuyendo los solares para el Cabildo, la Catedral y los primeros vecinos, entre quienes se encontraba Ruy Díaz de Guzmán, autor de La Argentina manuscrita.

Notas:
1) (flechas en rojo) Rutas marítimas
2) (flechas en negro) Rutas continentales del Imperio español en América del Sur. Las cifras al lado del nombre de posesiones indican fecha de fundación.

FUNDACION
El lunes de Pascua de Resurrección, 16 de abril de 1582, el Licenciado Don Hernando de Lerma, gobernador de Tucumán.
Cumpliendo órdenes del virrey del Perú,  Francisco de Toledo y en nombre de la Santísima Trinidad, de la Virgen Santa María, del Apóstol Santiago y de Su Majestad el Rey de España, fundó la ciudad de Lerma en el valle de Salta, distribuyendo los solares para el Cabildo, la Catedral y los primeros vecinos, entre quienes se encontraba Ruy Díaz de Guzmán, autor de La Argentina manuscrita.
Con el fin de crear una escala en las comunicaciones entre Lima y Buenos Aires.
Estuvieron presentes en el momento de la fundación el Obispo del Tucumán Fray Francisco de Victoria, el Deán de la Catedral de Santiago del Estero don Francisco de Salcedo, el Chantre de la misma Catedral don Diego Pedrero de Trejo, el Comendador de la Orden de la Merced Fray Nicolás Gómez y el franciscano Fray Bartolomé de la Cruz. El misterio titular de la Iglesia Mayor que se creaba ese mismo día fue el de la Resurrección del Señor.
No se estableció Santo Patrón el día de la fundación sino que fue elegido después en un sorteo realizado el 30 de setiembre, (eran tan diversas las devociones particulares de los pobladores, y para que no se privara el criterio particular, los patronos de las ciudades se escogían por sorteo). en el que la niña Petronita de Bobadilla sacó el nombre de San Bernardo Abad, aunque cayó en el olvido y se lo relegó a un segundo plano a favor de San Felipe Apóstol, por lo que la ciudad pasó a ser reconocida como San Felipe de Lerma, valle de Salta. 
Luego de realizar el acto de fundación, Lerma dejó a cargo a su maestre de campo Lope Bravo de Zamora. Actitud que sorprende, ya que tratándose de una fundación estratégica el gobernador debería haberle prestado mayor importancia pero estaba más preocupado por mantener el control sobre los pobladores de las ciudades ya existentes. Tal es así que tan pronto como regresó a Santiago mandó a encarcelar a todos aquellos de quienes sospechaba. 
 LUGAR INSALUBRE
En una reunión celebrada el 6 de abril de 1587 se trató la necesidad de trasladar la ciudad a un emplazamiento menos insalubre, ya que el sitio estaba sitiado de ciénagas o pantanos, que el fundador había considerado de importancia estratégica para la defensa de la población, ya que funcionaban a manera de fosos que facilitaban contener el ataque de los indígenas que asediaban la ciudad permanentemente.
El tema del traslado fue tratado nuevamente en el Cabildo Abierto de 18 de marzo de 1588, proponiéndose como nueva locación las costas del río Vaqueros, sin embargo no se hizo lugar a la moción porque el río no tenía un caudal permanente todo el año y amenazaba con dejar a los pobladores sin agua durante el invierno.
Finalmente prevaleció la actitud de conservar el emplazamiento ordenado por Lerma y tratar de mejorarlo con trabajos de ingeniería.  
 
 LA CAÍDA DEL DÉSPOTA
La ciudad de Lerma se encontró durante mucho tiempo sin asistencia espiritual porque la actitud de su fundador enfrentándose con los clérigos ocasionó que ningún religioso quisiera aventurarse por sus dominios.
Cuando estuvieron designados Fray Francisco Vázquez y Francisco Solís como administradores de la Catedral, sus prédicas molestaron al Licenciado de Lerma, quien comenzó a amenazarlos, a tal punto que los feligreses temían entrar a la iglesia. No conforme con ello mandó prenderlos, pero los clérigos se refugiaron en la Catedral acogiéndose al seguro de asilo. Por lo que el Gobernador se ensañó con los amigos de los sacerdotes dándoles cárcel.
Finalmente las quejas llegaron a la Audiencia de Charcas, autoridad por encima de la gobernación del Tucumán que designó el 6 de noviembre de 1583 al Capitán Francisco Arévalo Briceño alguacil mayor de la Real Audiencia para que se encargara de atender las denuncias y en 1584 detuvo en Santiago del Estero al Licenciado Hernando de Lerma. El pueblo manifestó públicamente su regocijo cuando el déspota fue detenido y procesado.
El juicio fue iniciado en Chuquisaca, pero el Licenciado apeló al Real Supremo Consejo de Indias y fue a dar a Madrid, donde fue encarcelado y murió muy pobre antes de recibir la última sentencia definitiva en su causa.
El gobierno quedó interinamente a cargo del Capitán Alonso de Cepeda, quien se mantuvo en el cargo hasta 1586 cuando asumió el nuevo gobernador designado por el rey, Juan Ramírez de Velasco.
En 1587, luego de cinco años sin la asistencia de los Sacramentos, la ciudad de Lerma recibió al Licenciado Pedro López de Barrasa para que se hiciese cargo de la Catedral y del consuelo espiritual de los salteños.

EL NOMBRE DE SALTA
Debido a los procederes del Gobernador del Tucumán y Fundador de Salta, sus contemporáneos juzgaron que lo único bueno que había hecho fue acatar la orden del Virrey Toledo de fundar una nueva ciudad, pero nadie quería recordar sus abusos y ni siquiera su nombre. Ya en Documentos no muy posteriores a la destitución de Lerma, la ciudad comienza a ser llamada San Felipe el Real o Ciudad de Salta.
    
El nombre Salta es de origen indígena pero su traducción al castellano ha resultado difícil para los lingüistas y sobre su significado exacto se han propuesto las más disímiles teorías:
1.- El nombre del paraje, valle de Salta, era muy anterior a la fundación de la ciudad y puede provenir del nombre de los indios saltas; o salla ta “peñas-lugar”; o sagta “muy hermoso”; o sagtay “reunión de lo sobresaliente”.
Acepciones que no se contraponen sino que enriquecen semánticamente el nombre del lugar que ha sido asiento de muchas poblaciones nativas antes de la llegada de los españoles, un lugar ubicado entre montañas, un valle hermoso que se prestó para ser reunión de importantes transacciones comerciales y hechos históricos.
2.- Otra Versión
Esta terrible historia que aparentemente explica el actual nombre de la ciudad de Salta tiene sin embargo otra versión. Por esta otra historia el Licenciado don Hernando de Lerma fue uno de los pocos hombres ilustrados que llegó a las colonias, poseía un título universitario, era licenciado en leyes; muy diferente en eso a los aventureros segundones y otra clase de gente de dudosa reputación que pobló América.
Según algunos, don Hernando de Lerma enfrentó el poder de la Iglesia con su poder temporal porque tal vez fue un marrano, o judío converso, y trató de proteger a otros como él en suelo americano. Su conocimiento de leyes lo hizo un adversario temible, por lo que la Iglesia se confabuló en su contra creando versiones terribles sobre su persona. Las historias sobre su despotismo y herejía se difundieron entre sus contemporáneos y en las cortes de justicia hasta lograr su condena. Esas versiones fueron las que llegaron hasta nuestros días.
3.- La ciudad originalmente recibió el nombre de:
Muy Noble y Leal Ciudad de San Felipe de Lerma en el Valle de Salta, este nombre fue cambiado inmediatamente después de la muerte del fundador de la ciudad, debido a la advercion que le tenían los primeros pobladores, que la rebautizaron como San Felipe de Salta. Luego, con el tiempo, el nombre se fue transformando en el actual:
"SALTA".
Varias etimologías aymaras conforman el vocablo Salta:
"salla", peñas y "ta", lugar, por lo que el nombre significaría "lugar de peñas"; "sayta", pascana, es decir, paraje de descanso en un viaje; y "sagta, sagta", muy hermoso.
4.- Otras traducciones dicen que su nombre deriva del vocablo aymará sagta, que significa la muy hermosa.
Por eso es que se la conoce como "Salta la Linda".
Durante la colonia la población prosperó rápidamente pues era abastecedora de materias primas para la opulenta Potosí. Formó parte del virreinato del Perú hasta 1776, cuando la Corona creó el Virreinato del Rio de la Plata. En 1783 fue designada capital de la Intendencia de Salta del Tucumán. 
En tiempos de la Revolución, la ciudad fue cuartel general de las expediciones al Alto Perú y en la lucha contra los realistas, se destacaron los escuadrones de gauchos al mando del general Martín Miguel de Güemes. En 1813 las tropas argentinas a las órdenes de Manuel Belgrano lograron la decisiva victoria sobre los realistas en la batalla de Salta, suceso bélico que dejó prácticamente libre a la mayor parte del territorio argentino.
Tras la independencia en 1816, la ciudad quedó económicamente arruinada y se sumergió en un período de decadencia por buena parte del siglo XIX. Aunque hacia la década de 1890, con la llegada del ferrocarril y la radicación de numeroso inmigrantes españoles, italianos y árabes (sirios y libaneses en particular) la economía local adquirió nuevo vigor.
Desde mediados del s. XX la ciudad experimenta un acelerado crecimiento demográfico, pasando de 115.000 habitantes en 1960 a casi 500.000 en la actualidad.

UBICACIÓN GEOGRAFICA
La provincia de Salta está situada en el Noroeste de la República Argentina a 1600 Km de la ciudad de Buenos Aires, con una población aproximada de 1.100.000 habitantes y una temperatura que oscila los 25 grados Centígrados. La ciudad de Salta está a 1.187 metros sobre el nivel del mar en el Valle de Lerma, al pie del Cerro San Bernardo y Cerros 20 de Febrero, a 900 kilómetros de Córdoba y a 103 Kilómetros de San Salvador de Jujuy. Sus hermosos paisajes atraen a turistas de todo el mundo.
El Valle de Lerma es considerado uno de los valles más fértiles que formó la naturaleza. La ciudad conserva su aspecto típicamente colonial con antiguos edificios de los siglos XVIII y XIX.

La heterogeneidad orográfica y climática hacen de las distintas regiones circuitos turísticos asombrosos que comprenden desde la Puna de los fríos Andes, hasta las húmedas regiones subtropicales de selva.

En esta región se desarrollan diversas actividades al aire libre, como: escalada, canotaje, windsurf, trekking y pesca. Además de la práctica de andinismo en los nevados de Chañi y Cachi.
 
 Información general
Por su ubicación geográfica, domina las comunicaciones con Bolivia y el norte de Chile. Centro de una importante región agro-ganadera: maíz, tabaco, cereales, caña de azúcar, soja, etc., que se exportan a Europa vía Buenos Aires o a California y los mercados del Pacífico por el puerto chileno de Antofagasta. El aeropuerto Gral. Güemes, situado al sudoeste de la ciudad, ofrece vuelos regulares a otras ciudades argentinas: Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, San Carlos de Bariloche, Iguazú, y Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Además de vuelos estacionales a ciudades de otros países de la región como Iquique, Santiago de Chile, Florianópolis, entre otros.

Es sede episcopal. Cuenta con dos universidades (Universidad Nacional de Salta y la Universidad Católica de Salta), y numerosas instituciones educativas de nivel superior incluyendo varios museos y bibliotecas.

Famosa por su arquitectura colonial, en años recientes se ha convertido en un importante centro de turismo.
Departamentos
01. Chicoana
02. Cerrillos
03. La Caldera
04. Salta - Capital
05. Candelaria
06. Cafayate
07. La Viña
08. Guachipas
09. Santa Victoria
10. La Poma
11. Los Andes
12. Molinos
13. San Carlos
14. Cachi
15. Rosario de Lema
16. Gral. Guemes
17. Metán
18. Rosario de la Frontera
19. Anta
20. Orán
21. Rivadavia
22. San Martín
23. Iruya

Población
Según el último censo, contaba con 462.051 habitantes (INDEC, 2001), lo que representa un crecimiento del 25,7% frente a los 367.550 habitantes (INDEC, 1991) del censo anterior, en tanto que su área metropolitana, denominada Gran Salta, con 469.103 habitantes (INDEC, 2001), se constituye hasta el momento como la 8ª urbanización de Argentina por magnitud poblacional. Se estima que la aglomeración urbana en 2009, una proyección demográfica media (basada en esos dos últimos censos nacionales), indicaba una población de 551.284 habitantes

Evolución 1869-2001
Año
Salta
Gran Salta

1869
11.716
s/d

1895
28.436
s/d

1914

s/d

1947
67.403
s/d

1960
117.400
s/d

1970
176.216
s/d

1980
260.744
261.638

1991
367.550
370.904

2001
462.051
468.583


BARRIOS
La ciudad se divide en numerosos sectores y barrios, entre los que se destacan:
Centro
Es el centro histórico, financiero y comercial de la ciudad. Lugar donde se originó la ciudad en el año 1582, es allí también donde se encuentran los edificios más antiguos. Su forma casi perfecta de damero se ve alterada tan solo por la sinuosa Avenida Belgrano, trazada así pues por allí corría antiguamente el curso de un arroyo. Las calles peatonales Alberdi y Florida son esencialmente comerciales.
En el sur
San Antonio, famoso por su club de fútbol, Juventud Antoniana; Villa Cristina, célebre por sus comparsas y murgas de carnaval; Villa María Esther, visitada por su ex matadero, actual centro municipal cultural; Villa las Rosas, conocida por su anual celebración del pesebre viviente; Barrio Casino, donde se encuentra el Balneario Municipal; el conjunto de barrios Miguel Ernesto Araoz, El Tribuno, Intersindical, Limache, Santa Ana, surgidos al sur del Río Arenales, modernos y ampliamente desarrollados; San Carlos, Bancario barrio recientemente creado donde antiguamente se ubicaban los terrenos de una fábrica de borax, etc
En el oeste
San Cayetano, con su santuario; Grand Bourg, donde funciona desde 1987 el gobierno de la Provincia, que se trasladó allí a fin de descongestionar el centro; Asunción, y otros. Los alrededores de la plaza Alvarado se han poblado de restaurantes, bares y confiterías. La avenida Entre Ríos es famosa por sus parrilladas.
En el este
El Portezuelo, con su espectacular entrada a la ciudad, tras ascender por una rampa natural; allí comienza también el camino de ascenso al cerro San Bernardo; Autódromo; Villa Las Rosas, en donde se encuentra el penal; Villa Mitre, situada junto a los cerros del sudoeste y muy próxima al sector industrial, entre otros B° Manjon, Cabildo, El Milagro.
En el norte
Tres Cerritos, llamado así por tres montículos naturales de tierra, de los cuales tan sólo queda uno en Chachapoyas, cercano a la Universidad Católica; el conjunto de barrios: Parque General Belgrano, Universitario, Castañares, Ciudad del Milagro, entre otras, son parte del zona norte residencial. La calle Balcarce es, actualmente, el centro de la vida nocturna.

ARQUITECTURA Y ATRACTIVOS
Salta se destaca por ser la ciudad argentina que mejor ha decidido imitar la arquitectura colonial o antigua. Posee importantes construcciones, como el Cabildo, la Catedral y el Convento de San Francisco. Pero muchas de sus construcciones son neocoloniales, ya que lanzaron el Plan Guido para fomentar la construcción neocolonial y darle un toque distinto a la ciudad.
 Es interesante visitar
· Cerro San Bernardo
· Cabildo
· Iglesia San Francisco
· Catedral Basílica
· Convento San Bernardo
· Museo de Antropología y de Ciencias Naturales
· Reservas Naturales Los Palmares, Los Andes y Acambuco
El Cabildo de Salta es el edificio colonial más antiguo de la ciudad. Las obras de construcción se iniciaron hacia 1780 bajo la dirección de Antonio de Figueras. Su torre fue levantada varios años después. Más adelante fue parcialmente demolido: desaparecieron la sala capitular, tres arcos de la planta baja y cuatro de la alta.
En 1945 fue restaurado por el arquitecto Mario Buschiazzo, quien también participó en la reconstrucción de la imagen original del Cabildo de Buenos Aires y la Casa de la Independencia de Tucumán. Es el cabildo más completo y mejor conservado de la Argentina. Actualmente es sede de dos museos en su interior: del Museo Histórico del Norte en la planta baja y el Museo Colonial y de Bellas Artes en la planta alta.
 El Cabildo de Salta
La Catedral de Salta fue construida en donde estuvo la Primera Iglesia Mayor. La edificación es de la segunda mitad del Siglo XIX. Es Monumento Histórico Nacional. En un panteón, a la izquierda, cerca de la entrada, se encuentran los restos del General Martín Miguel de Güemes, mientras que en la parte posterior funciona el Museo Catedralicio.
 La Catedral de Salta
 El Convento de San Francisco es uno de los más bellos edificios de estilo neoclásico del siglo XIX de Argentina. Su fachada y sus muros rojos suelen aparecer en muchas postales de la ciudad.
  Convento de San Francisco
El Museo de Arqueología de Alta Montaña, o MAAM, es también otro de los atractivos del centro de la ciudad, donde se exponen elementos de un Santuario de Altura de la cultura inca, incluyendo las momias de Llullaillaco.

Otros lugares de interés son los museos de Bellas Artes y de la Ciudad, la Legislatura y la casa de los Güemes.
Museos de Bellas Artes
 Museo de la Ciudad - Casa de Hernández
 Legislatura
Casa de los Güemes
 
 Tren de las Nubes
En la ciudad de Salta es donde empieza su recorrido el Tren de las Nubes que realiza un peculiar paseo por la zona de la Puna, una altiplanicie casi desértica, con enormes contrastes en su recorrido, que va subiendo las laderas de los Andes, ubicada en la provincia de Salta. Se interrumpió momentáneamente su servicio en julio de 2005 por reparaciones, teniéndose programada su reactivación a la brevedad. Actualmente, el destino final es el pueblo de San Antonio de los Cobres.
Desde la cima del cerro San Bernardo, que se eleva 200 m por sobre el nivel de la ciudad, hay una magnífica vista de la ciudad y el Valle de Lerma.
Vista Desde el Cerro San Bernardo
Convento San Bernado
 Monumento A Guemes
 Monumento 20 de Febrero
 Parque San Martin - Lago
Circuitos Turísticos
Salta posee imponentes paisajes, la sencillez y calidez de su gente y la excelencia de sus servicios hacen que "La Linda", sea el destino turístico por excelencia del Norte Argentino.
Famosa por sus paisajes, historia y tradición, posee un rico patrimonio legado de sus antepasados indígenas e hispanos que le ha conferido su identidad tan particular.
Entre los circuitos turísticos que ofrece Salta podemos destacar: Ciudad de Salta y alrededores, Valles Calchaquíes, Circuito Andino o Puna, Circuito Sur y Circuito Norte.
Ciudad de Salta y alrededores:
Salta esta dispuesta a brindarse hospitalaria ofreciendo la belleza sin igual de su arquitectura colonial, visible en sus casas bajas, museos e Iglesias, situadas en su Casco Histórico.
Visitar su Mercado Artesanal, ascender al cerro San Bernardo, recorrer parajes como San Lorenzo o La Caldera son paseos imperdibles.
Sus noches animadas y seguras tientan a saborear sus ricas empanadas, tamales y vinos al compás del folclore y el canto que ofrecen sus famosas peñas. La imperdible calle Balcarce, los pubs, bares, casinos y discotecas que invitan a vivir las clásicas noches salteñas a pura diversión.
Valles De Lerma

Valles Calchaquíes:
Constituyen uno de los circuitos turísticos más deslumbrantes. La historia de sus pueblos prehispanos descansando en las faldas de sus caprichosos cerros y montañas, es sólo el comienzo para descubrir una tierra de pobladores auténticos, de vinos, bodegas y culturas milenarias.
Los Valles invitan a disfrutar de sus artesanías, gastronomía regional y una variedad única en el país, de quesos y vinos.
Lugares como Cafayate, Molinos, Seclantás o Cachi son imperdibles para el viajero.

Circuito andino puna:
Ascender a la Puna Salteña es una de las experiencias más impresionantes del Norte. Tras atravesar quebradas serpenteantes y ruinas arqueológicas se llega al pueblo minero de San Antonio de los Cobres, la puerta a una naturaleza profunda e inmensa.
La Puna Árida y ventosa, se presenta como un gran páramo donde podemos encontrar extensos salares, nevados eternos, recuas de llamas y suris, ríos invisibles y pueblos de ensueño.
Las vistas al Nevado del Acay y el Viaducto La Polvorilla (punto final del Tren de las Nubes) son imperdibles.
 
Circuito Sur:
Relajarse, embellecerse y rejuvenecer es lo que ofrece la ciudad de Rosario de la Frontera y su spa termal. A poco más de dos horas de Salta Capital, el complejo termal es un lugar único para renacer con las propiedades terapéuticas de sus nuevos tipos de aguas fluyendo de manantiales a temperaturas entre los 25º y 99º, y a la vez vivir la historia y sus alrededores invitan además a caminatas, cabalgatas, paseos en bicicletas, jugar golf, realizar excursiones al Parque Nacional El Rey, avistar aves, pescar o visitar la Posta de Yatasto que fuera testigo del encuentro de San Martín, Belgrano y Güemes durante la gesta independista.
Circuito Norte:
El Circuito Norte atraviesa la Selva de Yungas. A lo largo del recorrido se encuentran además de una exuberante selva, distintas comunidades aborígenes con una gran producción artesanal, explotaciones petrolíferas y cultivos tropicales como el banano, café, citrus y caña de azúcar.
Tanta vegetación se sustenta en una rica hidrografía, en cuyos ríos se puede practicar la pesca del dorado y otras especies.


Atractivos lugares turísticos

Parque Nacional Los Cardones Páramo solitario que se encuentra a tan solo 3 horas de la ciudad de Salta. Está situada a 2.700 m.s.n.m.

Parque Nacional Baritu, con una extensión superficial de 72.439 hectáreas se caracteriza por una selva andina de incomparable riqueza de fauna y flora.
 
Parque Nacional El Rey, ubicado a 190 kilómetros de Salta. Fue creado en 1948. Este valle se caracteriza por lomadas menores y bajas, haciéndolo muy quebrado y de difícil tránsito, por estar totalmente cubierto de monte. Cuenta con hostería y lugares de camping.

Guachipas, ubicado a 97 kilómetros de Salta. Lugar donde se pueden apreciar pictografías de períodos precolombinas que reflejan los complejos rituales de la cultura tardía santamariana.


San Antonio de los Cobres, pueblo minero ubicado a 165 kilómetros de Salta. Llamado así por encontrarse dentro de su jurisdicción la famosa Sierra del Cobre, rica en este mineral. En los alrededores se encuentra el Nevado de Acay.

Rosario de la Frontera, ubicado a 174 kilómetros de Salta se encuentra estas termas de aguas medicinales. Este centro cuenta con un hotel permitiendo aprovechar los beneficios terapéuticos del agua.

Cachi, población ubicada a 157 kilómetros de Salta. Este pintoresco pueblo que conserva viejas casonas alineadas sobre calles estrechas, rodeado de plantaciones de ajíes colorados, secándose al sol que le da un toque especial. Frente a la plaza colonial el templo de mediados del siglo XVIII le da su marco característico completado con la recova del Museo Antropológico.
Nevado de Cachi
Molinos, población ubicada a 206 kilómetros de Salta. Fundada a mediados del siglo XVII. Se destaca la iglesia parroquial, monumento histórico, construida en 1639.

Cabra Corral, ubicado a 90 kilómetros de Salta, embalse artificial donde se practica pesca y realizan deportes náuticos. En sus orillas existen numerosos clubes, restaurantes, lugares de descanso y se realizan excursiones en Catamarán y otras embarcaciones.

Cafayate, población ubicada a 183 kilómetros de Salta. Se caracteriza por sus viñedos y casas de una planta entre colonial y barroco del fin del siglo XIX.

Iruya, población ubicada a 307 kilómetros de Salta. Situado a 2.780 m.s.n.m, se caracteriza por sus calles de piedras estrechas y empinadas donde conservan arraigada sus más ancestrales costumbres.

Puna, región situada a más de 3.000 m.s.n.m, enmarcada por la Cordillera de los Andes, su suelo pedregoso y la escasa vegetación hacen de ella una zona muy difícil para la vida humana.
El cono de arita se encuentra en la Puna salteña. A 80 kilómetros de Tolar Grande
 Santa Rosa de Tastil, lugar de ruinas arqueológicas, es considerada uno de los principales centros urbanos prehispánicos donde se encuentran impresionantes ruinas arqueológicas. Continuando por este camino se llega a San Antonio de los Cobres.
A 20 kilómetros se halla el Viaducto La Polvorilla, por este circuito hace su recorrido el famoso Tren a las Nubes, que realiza un trayecto de 217 kilómetros con paradas en el Viaducto La Polvorilla y San Antonio de los Cobres.

Zona de Los Valles Calchaquíes, existen en la zona de los Valles Calchaquíes y Valles de Lerma señoriales estancias y fincas en donde el turista tiene posibilidades de estar en contacto con la naturaleza, disfrutar de un tranquilo descanso y participar de las actividades que en algunas de ellas se realizan como elaboración de dulces, quesos, vinos, cosechas de distintos productos.
El Tren a las Nubes Es imperdible asistir al Tren de las Nubes, una magnífica obra de ingeniería. Es uno de los ferrocarriles más altos del mundo, situado a 4.220 m.s.n.m. Colgado de vertiginosas montañas, marcha entre las nubes para cruzar los Andes. Se trata de una magnífica obra de ingeniería, formada por puentes, túneles, zigzags, rulos y viaductos.
Es un circuito férreo que permite al turista disfrutar de múltiples atractivos, entre los que se destacan pequeños pueblos andinos, ruinas milenarias de civilizaciones misteriosamente desaparecidas y los imponentes cerros multicolores, sierras, mesetas y montañas nevadas. Con un recorrido de 219 Kilómetros parte desde la ciudad de Salta, atraviesa el Valle de Lerma para introducirse en la Quebrada del Toro y trepar hasta la Puna. Situado a 4.182 m.s.n.m., se encuentra el gigantesco viaducto en curva de "La Polvorilla".

El Tren a las nubes es considerado una de las grandes atracciones turísticas de Salta.


VIDA CULTURAL 
En la actualidad existen numerosas instituciones que cultivan las letras, la pintura, la escultura, danzas, la música y otras expresiones artísticas.
A mediados del siglo XX había en Salta un interesante movimiento literario cuyos más famosos exponentes fueron Vicente Solá y los poetas Juan Carlos Dávalos, Manuel J. Castilla, José Ríos, Walter Adet y Sara San Martín de Dávalos.
En el área de la música se puede citar a Jaime Dávalos, Eduardo Falú, Gustavo "Cuchi" Leguizamón, José "Coco" Botelli, Dúo Salteño, Los Chalchaleros, Dino Saluzzi, Daniel Tinte, Julia Elena Dávalos y Los Nocheros, como algunos de los exponentes de la música local. Un grupo de artistas y escritores dan recitales poéticos callejeros, organizados por el movimiento Joaquina Cultural, en la Avenida San Martín al 1200, una zona típicamente bohemia. Los poetas Lucio Walter Erazú y Aníbal Aguirre son el motor principal de este grupo, entre otros autores salteños. En esta zona también se encuentra el mítico Boliche Balderrama y el Paseo de los Poetas, obra realizada sobre el canal de la calle Esteco.
La Orquesta Sinfónica de Salta, es otra expresión cultural de la ciudad.
El Centro Cultural América y el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), ambos frente a la plaza principal de la ciudad, ofrecen un variado calendario de exposiciones de artistas plásticos y otros eventos a lo largo del año.
Recientemente, un creciente número de actores y directores han dado vida a un incipiente movimiento teatral. El teatro de la Peña Española es probablemente el de mayor prestigio. En el campo del arte cinematográfico se debe destacar la nueva camada de directores jóvenes, entre ellos Lucrecia Martel directora de "La ciénaga" (2001) y "La niña santa" (2003), entre otras y Rodrigo Moscoso, director de "Leo 16" (1997) y "Modelo 73" (2001).
También existen espacios de arte independiente, como Fedro, Galería de Arte, coordinado por los artistas plásticos María Laura Bucciantti y Roly Arias, o Mamoré, Galería de Arte, dirigido por Juan Blanco. La Ventolera es un espacio donde se realizan espectáculos de teatro, títeres, exposiciones, música en vivo y talleres, coordinado por las artistas Juliana García y Andrea García. La Guarda, en tanto, se dedica a las artes visuales, conducido por Ana María Benedetti y Roxana Ramos.
Todos los años, en ocasión del aniversario de fundación de la ciudad, se organiza el Abril Cultural salteño, con exposiciones de arte, conciertos, veladas literarias y otros eventos de primer nivel.


Historia 2
La ciudad de Salta, fundada el 16 de abril de 1582 por el Licenciado D. Hernando de Lerma, fue durante mucho tiempo una villa enclavada en medio de cerros y cursos de agua con un número reducido de habitantes.
Durante sus primeros siglos de vida siguió siendo una pequeña villa apacible rodeada de tagaretes.
En 1776 se creó el Virreinato del Río de la Plata, y Salta, situada, en el centro geográfico del mismo, se convirtió en la capital de la Gobernación del Tucumán en 1783.
Las transacciones comerciales entre los virreinatos del Perú y del Río de la Plata, la contaron como centro de enlace y distribución. La ciudad alcanzó un alto nivel económico y cultural.
Por esto podemos decir que el siglo XVIII fue de oro para la “muy noble y muy leal ciudad de Lerma o San Felipe en el valle de Salta”.
A partir de la Revolución de Mayo, la guerra de la Independencia, la lucha entre unitarios y federales, la guerra del Pacífico y el crecimiento del puerto provocaron la decadencia de la otrora floreciente ciudad.



SIGLO XV & XVI
Ante la falta de metales preciosos, el hispano-criollo subsistió durante su primer siglo de asiento en Salta, en base a una producción ganadera y agropecuaria que solo le alcanzaba para su abastecimiento.
El español adoptó una forma de vida señorial como propietario de la tierra y detentador de cargos, sirviéndose para el trabajo de la mano de obra indígena. Esto provocó los levantamientos calchaquíes que amenazaron con hacer desaparecer la ciudad.
Al sofocarlos definitivamente, ya en el siglo XVII se abrieron nuevas posibilidades económicas para los salteños con la plena habilitación de los valles de Lerma y Calchaquí para la invernada de mulas.

SIGLO XVII
El comercio de mulas comienza a mediados de este siglo, y fue tal la importancia que se llegaron a realizar las ferias más grandes de toda la América Española.
El poco vigor de sus orígenes aumentó y se consolidó por la creciente demanda de un centro exportador dinámico como fue Potosí, donde constituía la fuerza motriz para los molinos de las minas y medio de carga para el mineral. Los animales procedían de Buenos Aires, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero y Tucumán, de donde los traían a los fértiles valles de Lerma y Calchaquí. Allí invernaban un año para luego ser arriados a las minas del Alto Perú y Perú respectivamente.



SIGLO XVIII
A partir del siglo XVIII se desarrolló también el comercio de productos de la tierra y de efectos de Castilla.
La agricultura estuvo orientada a lograr su autoabastecimiento. Se cultivaba maíz, trigo, vid, arroz, ají, algodón, frutas y caña dulce.
Como industrias agropecuarias: harina, vino, cera, tejidos, jabón, cebo y suelas.
La industria azucarera argentina tuvo origen en Salta en el departamento de Campo Santo donde se instaló el primer trapiche.
Todas las actividades incidieron en el crecimiento de la ciudad con importantes construcciones públicas y privadas.

SIGLO XIX & XX
Hasta 1810 Salta mantenía una excelente posición económica. Esta situación cambió radicalmente a partir del estallido revolucionario.
La guerra de la Independencia provocó la suspensión casi total del comercio por muchos años y dejó a la provincia en la miseria. A partir de 1839 el comercio salteño se ligó estrechamente al puesto de Cobija (Chile). El tráfico creció paulatinamente intensificándose hasta llegar a la mitad del siglo, lo que permitió reactivar la economía.
La guerra del Pacífico, iniciada en 1879 cambió la orientación comercial, quedando en formación una nueva región que unió los puertos del norte de Chile con la economía ganadera salteña, situación que perduró hasta la década de 1920.
Todo ello había contribuido a una renovación arquitectónica en los últimos años de este siglo. El Cabildo lucía su reciente torre; la Iglesia Matriz se encontraba ampliada y con su nueva fachada, se construía el Palacio Episcopal sobre la calle del Comercio y el Hospital de San Andrés, ostentaba su magnífico pórtico de entrada. Las veredas comenzaban a concretarse con lajas y los baldíos, se cerraban con tapias de adobe.
Los límites del municipio eran: por el norte el río Vaqueros, por el sur el río Arias, por el este el Cerro San Bernardo y por el oeste Las lomas de Medeiros.
Los nuevos puentes construidos sobre los tagaretes habían permitido la expansión de la ciudad que comenzaba a extenderse más allá de la cuadrícula fundacional. Hacia el sur existía un puente de madera refaccionado hacia 1803; allí se encontraba el barrio de negros, mulatos y mestizos que se agrupaban alrededor de la ermita del Nazareno (actual Iglesia La Viña).). Los cuatro barrios en que se dividía la ciudad, respondían a una división espontánea de clases sociales: el centro aristocrático, el barrio de la Banda de Abajo – donde habitaban las mejores empanaderas; el Barrio de la Banda de Arriba preferido por familias de escasos recursos y el barrio de San Bernardo muy activo, de los artesanos, cada uno con su alcalde de Barrio para control de “ociosos y mal entretenidos”.
La plaza, rodeada de asientos y naranjos, allí se daba citas, en las noches, los habitantes de la ciudad y alrededor de ella ostentaban su antigua arquitectura o sus líneas modernas los más importantes edificios. En 1878 actuaba la Banda de Música los días jueves y domingos con la Retreta.

En 1891 llega el ferrocarril hasta el centro de la ciudad, conduciendo la máquina Antonio Saporiti.
La población de la provincia conforme al censo de 1882 ascendía a 127.000 almas. La inmigración europea era casi insignificante hasta 1900; siendo numerosa la chilena y boliviana.

Salta efectuaba el pago de sus transacciones con billetes de curso legal, chirolas, metales de plata y oro y frutos del país.

Las más importantes casas comerciales estaban en manos de españoles e italianos, la colonia boliviana se dedicaba al cultivo de hortalizas y legumbres.

Existían fábricas de tejidos, hielo, soda, fideos, mosaicos y velas. Herrerías, zapaterías, una empresa telefónica, dos mercados, el Banco Provincia y la Penitenciaría (1872-1884).

En 1902 se inician las obras sanitarias con la colaboración del Ministro Emilio Civit y la ayuda del gobierno nacional.
Las calles se pavimentan con canto rodado y adoquines de madera.

Comienza la construcción de grandes edificios públicos y privados: Hospitales, Hogares de Ancianos, Sociedades de Beneficencia y de Arte; también el Museo de Productos Regionales.

Se ornamentan las plazas de la ciudad con esculturas y monumentos. En 1901 se coloca la piedra fundamental del Monumento 20 de Febrero que es inaugurado en 1913. El monumento al Gral. Arenales ubicado en Plaza 9 de julio es inaugurado el 26 de octubre de 1918.

Se edifica el Banco Español del Río de la Plata (1902); el Banco Nación (1928), el Banco Hipotecario (1933) Se construyen establecimientos educativos; Escuela Justo José Urquiza (1879) Colegio de Jesús para educandas; Colegio Belgrano (1899) y Escuela Normal. En 1938 el Colegio Nacional dentro de la corriente arquitectónica denominada "neocolonial". Se crea la Biblioteca Victorino de la Plaza y el Archivo Histórico de la Provincia. Las comunicaciones avanzan con el 1º Radio Club (1925), luego LV9 , Radio Norte de Salta.

Hacia 1937 se editaban los diarios El Intransigente, El Norte, La Montaña, La Provincia y La Gaceta Comercial Durante la década de 1930 se construyen nuevos barrios y parroquias, y el primer edificio de departamentos en 1936.

En el período 1936-1940 el Gobierno Nacional construye los edificios que serán sede de Oficinas Nacionales, aplicando el estilo “neocolonial”.
----------------------------
MI SALTA WEB
Sumane en Facebook


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada